miércoles, 26 de agosto de 2015

LA POESÍA DE LOS NÚMEROS, Daniel Tammett

He picado. Bueno, mejor dicho, he vuelto a picar, porque esto ya me ha pasado otras veces. Y es que me compré La poesía de los números animado por las buenas críticas, las clasificaciones de ventas en las librerías y porque me pareció interesante a priori. Pero en absoluto es lo que promete. Además, el error en este caso es doble, ya que lo publica Blackie Books, editorial que, con honrosas excepciones, se dedica más al postureo y a la modernez que a la literatura.

Este es un ejemplo de libro en el que el autor y sus circunstancias vitales son más interesantes que lo que explica. De hecho, el tipo había publicado dos obras anteriormente contando su biografía y los avatares de su vida. Y es que Tammett padece de síndrome de Asperger y de Savant, lo que entre otras cosas le dota de una memoria prodigiosa y de una capacidad extraordinaria para aprender idiomas o cálculo, por ejemplo. Y si en sus dos primeros libros, a todas luces más interesantes, se dedicó a explicar el día a día de una persona aquejada de estos síndromes, en La poesía de los números va desgranando una serie de capitulitos ligeramente relacionados con los números y con el cálculo. Que en sí no están mal como colección de anécdotas más o menos curiosas (y algunas lo son mucho) pero que para nada lo harían pertenecer a la categoría de libros de divulgación matemática.

En definitiva, un libro que, a pesar de su nombre, gustará más a los interesados en los afectados de asperger / savant que a los amantes de la divulgación científica.

domingo, 16 de agosto de 2015

Vacaciones literarias; o un país, un libro.


¡El veranito! Tiempo de vacaciones (para el que las tenga), de viajes (para el que pueda hacerlos) y de caloret. No sé vosotros, pero yo tengo un ritual viajero: intento llevarme una novela localizada en el país o la ciudad que visito, aunque no siempre es posible. Así que se me ha ocurrido hacer una lista de 100 países visitables con sus correspondientes novelas localizadas en ellos. Algunos los he leído, otros los conocía, pero otros los he tenido que buscar, lo que siempre da ideas para próximas lecturas... y para futuros viajes.


AFGANISTAN:Cometas en el cielo, Khaleed Hosseini
ALBANIA: El país de los sueños, Ismail Kadaré
ALEMANIA: El lector, Bernard Schlink.
ANDORRA: Obaga, Albert Vilaró
ANGOLA:Las mujeres de mi padre, José E. Agualusa
ARABIA: Los 12 pilares de la sabiduría, T. E. Lawrence
ARGELIA: El extranjero, Albert Camús.
ARGENTINA: El túnel, Ernesto Sábato
AUSTRALIA: La verdad, Peter Temple
AUSTRIA: La marcha Radetzky, Joseph Roth
BANGLADESH:Un viaje muy largo, Rohinton Mistry
BÉLGICA: La mujer de Gilles, Madeleine Bourdouxe
BOSNIA Y H: El puente sobre el Drina, Ivo Andreic
BOTSWANA: La 1ª agencia de mujeres detective, A.McC. Smith
BRASIL: Felicidad clandestina, Clarice Lispector
BULGARIA: La torá de Isaac, Angel Wagenstein
CAMBOYA: La huella de tu ausencia, Kim Echlin
CAMERÚN: El antropólogo inocente, Nigel Barley
CANADÁ: Canadá, Richard Ford
CHILE: La casa de los espíritus, Isabel Allende
CHINA: Balzac y la joven costurera china, Dai Sijie
COLOMBIA: Historia de un secuestro, G. Gª Márquez
COREA S: El enano, Cho Se-hui
C. DE MARFIL: Aya de Yopougon, Clémént Oubrerie
COSTA RICA: Pura vida, José Mª Mendiluce
CROACIA: El retorno de Philip Latinovicz, Miroslav Krleza
CUBA: Nuestro hombre en La Habana, Geahan Greene
DINAMARCA: La srta. Smila, Peter Hoeg
ECUADOR: De que nada se sabe, Alfredo Noriega
EGIPTO: El callejón de los milagros, Naguib Mahfuz:
ESLOVENIA: Los inmigrados, Lojce Kovacic
ESPAÑA: Cuatro amigos, David Ttrueba
E.E. U.U. En la carretera, Jack Kerouac
ESTONIA: Purga; Sofi Oskanen
ETIOPÍA: Noticia bomba, Evelyn Waugh
FILIPINAS: Criptonomicón, Neal Sthephenson
FINLANDIA:Delicioso suicidio en grupo, Artoo Paasilina
FRANCIA: La vida, instrucciones de uso, Georges Perec
GABÓN: El medallón perdido, Ana Alcolea
GRECIA: Zorba el griego, Nikos Kazantzakis
GUATEMALA: El señor presidente. Miguel A. Asturias
HAITÍ: Milagro en Haití, Rafael Gumucio
HONDURAS: La costa de los mosquitos, Paul Theroux
HUNGRÍA: Divorcio en Buda, Sandor Marai
INDIA: Tigre blanco, Aravind Adiga
INDONESIA: Esta Tierra de la Humanidad, Pramoedya A. Toer
IRAK: Adiós, primos, Mushin Al Ramli
IRAN: La jaula de oro, Shirin Ebadi
IRLANDA: Las cenizas de Angela, F. McCourt
ISLANDIA: El concierto de los peces, Halldor Laxness
ISRAEL: La caja negra, Amos Oz
ITALIA: Que empiece la fiesta! N. Ammanniti
JAPÓN: Tokio Blues, Haruki Murakami.
JORDANIA: El peregrino, Leon Uris
KENIA: Memorias de África, Isak Dinesen
LETONIA: Los perros de Riga, Henning Mankell
LÍBANO: Beirut blues, Hanan al-Shaykh
MADAGASCAR: Mi hija, Clarisse Ratsifandrihamanana
MALASIA: El jardín de las brumas, Eng Tan Twan
MALI: Una dama africana, Erik Orsenna
MARRUECOS: El cielo protector, Paul Bowles
MAURICIO: La cuarentena, J.M.G. LeClezio
MAURITANIA: El abrazo de Fatma, Leon More
MÉXICO: El búfalo de la noche, Gonzalo Arriaga
MONGOLIA: La guía de Mongolia, Svetislav Basara
MYANMAR: EL afinador de pianos, David Mason
NAMÍBIA:El fuego del desierto, Karen Winter
NEPAL: Palpasa Café, Narayan Wagle
NIGER: Beau Geste, P. C. Wren
NIGERIA: Todo se desmorona,  Chinua Achebe
NORUEGA: El muñeco de nieve, Jo Nesbö
N. ZELANDA: El país de la nube blanca, Sarah Lark
PAÍSES BAJOS: El atentado, Harry Mulisch
PANAMÁ: El sastre de Panamá, John Le Carré
PAKISTÁN: Tren a Pakistán, Khuswant Singh
PAPÚA: Mr. Pip,  Lloyd Jones.
PERÚ: Las 9 revelaciones, James Redfield
POLINESÍA: Rarahú, Pierre Loti
POLONIA: El pequeño verano, Slawomir Mrozek
PORTUGAL: Sostiene Pereira, Antonio Tabucchi
REINO UNIDO: Tres en una barca, Jerome K. Jerome
REP. CHECA: El proceso, Franz Kafka
REP: DEM. CONGO: Ecuatoria, Patrick Deville
REP. DOMINICANA: La fiesta del chivo, Vargas Llosa
RUMANÍA: Drácula, Bram Stoker
RUSIA: Dr. Zhivago, Boris Pasternak
SENEGAL: El Lago Rosa, Illy Ness
SRI LANKA: La isla de las mariposas, Corina Bomann
SUDÁFRICA: Desgracia, J. M. Coetzee
SUECIA: Roseanna, Sjöwall  &Waxlöö
SUIZA: Homo Faber, Max Frisch
THAILANDIA: La playa, Alex Garland
TURQUÍA: El museo de la inocencia, Orhan Pamuk
UCRANIA: Todo está iluminado, Johnatan S. Foer
URUGUAY: La tregua, Mario Benedetti
VATICANO: Las sandalias del pescador, Morris West
VENEZUELA: Génesis, Félix de Azúa
VIETNAM: El americano impasible, Graham Greene
YEMEN: La pesca del salmón en Yemen, Paul Torday
ZIMBABWE: El ojo del leopardo, Henning Mankell

miércoles, 12 de agosto de 2015

MÚSICA PARA FEOS, Lorenzo Silva.



Una duda me ha asaltado al cerrar la nueva novel(it)a de mi amigo Lorenzo Silva: ¿la habrá escrito como panegírico de las Fuerzas Armadas? ¿Para explicarnos lo buenos chicos que son y lo esforzados y concienzudos que son en sus misiones? Cosa que no dudo ni por un momento, pero la novelita es tan breve y tiene una línea argumental tan simple que cuesta creer que Silva no haya empezado el libro por el final y haya añadido las dos primeras partes a posteriori.

Y no es que Música para feos esté nada mal, no es eso. La primera parte es chica conoce a chico y se enamora (¿os suena?): En la segunda, la más consistente, el chico se marcha repentinamente  por cuestiones de trabajo (que no conocemos; notita de misterio) durante cuatro meses a un lugar remoto que la chica no consigue adivinar cuál es (sólo ella, el resto nos lo olemos bastante), cosa que dará para alargar un poquito más la trama. A partir de ahí iniciarán una relación a distancia a base de chats y se enviarán canciones que les recuerdan al otro o a momentos especiales de su vida, canciones muy bien seleccionadas por cierto. Y sin demasiadas sorpresas nos plantamos en la tercera parte, donde el libro plantea un buen giro que obviamente no voy a contar y que es el que conduce a la anteriormente comentada loa al ejercito.

La parte positiva es que Lorenzo Silva escribe bien, muy bien, e incluso una novelita como Música para feos se lee con agrado, aunque la sensación final sea que podía haber dado mucho más. Así que, por favor Lorenzo, vuelve al género negro y a la serie de nuestros amigos Chamorro y Bevilacqua. Tus fans te lo agradeceremos.

sábado, 1 de agosto de 2015

LA CHICA DEL TREN, Paula Hawkins

¡Ya está aquí, ya llegó! El superventas del verano, el best seller estacional. El libro del que todo el mundo habla, al que todos los medios de comunicación le dedican espacios (¿gratuitos?) y el que todas las celebridades han leído y valorado con entusiasmo como mejor libro del año (¿y único?). El "hype" de la temporada, vaya. Si el pasado fue el deleznable El secreto de Harry Quebert el libro del que todo hablaba y el anterior fue el más que interesante Perdida, este verano nos toca La chica del tren. Isabel Agasi lo ha leído y comparte su valoración:
 
"Ya hace varios días que terminé La chica del tren, pero vista la pasión que está desatando esta bazofia y la plaga de fotos de celebrities y pamelas playeras al lado del libro, me veo obligada a compartir mi crítica. Ahí vamos:
Cogemos los ingredientes de los últimos best sellers recomendados por la Vogue: protagonistas femeninas, varias voces narrativas, diarios y capítulos cortos (no muy complejos, que esto es para leer en la piscina). Llevamos un tercio de libro y ya estamos enganchados a una historia en apariencia trepidante y llena de expectativas. ¿Creéis estar leyendo Perdida? PUES NO. Narración de 1º de la ESO, repetitiva, circular,... aburrida. Los personajes no se desarrollan, carecen de profundidad, no hay giros narrativos porque la supuesta sorpresa se ve venir a la legua. Así que los esfuerzos de la autora por preparar el pelotazo en las últimas 100 páginas son ridículos y dan un poco de vergüenza ajena. Perfecto guión de telefilm. Aunque con esta campaña de marketing la veo próximamente en el cine más cercano."