lunes, 25 de abril de 2011

Sant Jordi 2011. Els més venuts

Com cada any (bé, de fet només des de fa un any) aquí van les llistes dels llibres més venuts el dia de Sant Jordi segons els llibreters catalans.




Ficció català
-“Si tu em dius vine ho deixo tot...però digue'm vine”, Albert Espinosa
-“L'home de la maleta”, Ramon Solsona
-“L'Arqueòleg”, Martí Gironell
-”La terra de les coves pintades”, Jean Marie Auel
-“Mar de foc”, de Chufo Llorens

Ficció castellà
-“Si tú me dices ven lo dejo todo.. pero dime ven”, Albert Espinosa
-“Los enamoramientos”, Javier Marías
-“El ángel perdido”, Javier Sierra
-“Mar de fuego”, Chufo Lloréns
-“La caída de los gigantes”, Ken Follett

No ficció català
-“Indigneu-vos!”, Stéphane Hessel
-“Excuses per no pensar”, Eduard Punset
-“Córrer o morir”, Kilian Jornet
-“La República Islàmica de Catalunya”, Pilar Rahola
-”La Bíblia catalana”, diversos autors

No ficció castellà
-“Indignáos”, Stéphane Hessel
-“El método Dukan ilustrado”, Pierre Dukan
-“Excusas para no pensar”, Eduard Punset
-“Saber cocinar” (Espasa), Sergio Fernández/Mariló Montero
-“Ganar en la bolsa es posible”, Josef Arjam

Albert Espinosa ha esdevingut el gran guanyador absolut, tant en castellà com en català. El campió. Perfecte. He de llegir-lo, ho sé, però de sortida em fa molta ràbia el Sr. Espinosa i tot el que fa. Pero molta! Prometo llegir el llibre i fer una crítica com cal. Si puc.

Tinc bones referències del llibre del Ramon Solsona, premi Sant Jordi 2011, i tinc ganes de llegir-lo. M'alegro que hagi estat un dels més venuts, així com m'alegro també per Julian Marías, un escriptor molt sòlid de llarga trajectòria.

Es veia venir que el llibre de Auel, el sisè de la celebrada saga de Els fills de la terra (Els caçadors de mamuts, etc...), seria entre els primers. Es una sèrie amb molts fans i feia 10 anys que no sortia cap volum nou. Vaig llegir el primer fa temps, quan va sortir, i no estava malament.

Javier Sierra i Chufo Llorens són els best sellers de la temporada, encara que amb diferències. El primer és un trampós total de la pitjor escola Dan Brown (arqueòlegs intrèpids, misteris mil.lenaris, localitzacions diverses i exòtiques, etc.) mentre que Chufo Llorens acaba de treure un nou llibre després del seu supervendes de 2008 "Te daré la tierra", ambientat igualment a la Barcelona medieval. I Follett, tot i que ja fa gairebé un any que el seu llibre és a les llibreries, és un clàssic que encara té força recorregut.

En quan a no ficció, el campió tant en català com en castellà ha estat l'opuscle "indignaos", de l'escriptor de 93 anys Stephane Hessel; un panflet de no més de 40 planes (amb lletra grossa) benintencionat que suposo que ha recollit clients gràcies a la crisi i la indignació general. I el seu preu de 5€, clar. I em sorprèn com Eduard Punset continua timant a la gent a l'engròs. (Confeso que jo vaig picar i vaig comprar el primer llibre, "Viaje a la felicidad", el que va iniciar la Febre Punset i que era una col.lecció d'obvietats, foteses i llocs comuns)

viernes, 15 de abril de 2011

ESTA HISTORIA, Alessandro Baricco





Lo mío con Alessandro Baricco es una relación de amor/odio, sin término medio que valga. O me encanta y me fascina a partes iguales (Seda, Novecento, Sin sangre, Océano Mar) o me supera y lo encuentro pesadísimo e indescifrable (Tierras de cristal, City). Así que estaba bastante claro que un libro de historias breves iba a quedar en empate.

Esta historia es un libro de relatos cortos unidos por un nexo común: el protagonista de todos ellos es un personaje llamado Último, un chico de un pueblo del norte de Italia, que va narrando su vida a través de episodios aparentemente independientes entre ellos. Desde su infancia, cuando ve por vez primera un coche hasta la consecución de su sueño personal. Y ahí es donde aparece el empate; algunos relatos me han encantado, como el que abre el libro o Elizabetta, por ejemplo, pero otros los he encontrado tediosos, difíciles de digerir.

De todas maneras me sigue encantando la prosa de Baricco. Son libros para degustar pausadamente, más que para leer, con frases geniales o pequeños parrafos de esos que los relees sólo por el placer de recrearte en ellos.

Este libro fué editado en Italia en 2007 y apareció por aquí a finales de 2008. Queda pendiente el último libro de Baricco, Emaús, aparecido hace poco y que ya ronda por la estantería de casa. Proximamente.

martes, 12 de abril de 2011

La llista dels (futurs) lectors de La Vanguardia.Cat

Com probablement ja sabeu, el diari La Vanguardia editarà a partir del proper mes de Maig una edició paral.lela en català. I arrel d'això i mitjançant el seu Facebook està proposant tot una sèrie d'activitats. La darrera, i la que els porta a ésser notícia aquí, una proposta per a que els seus (futurs) lectors diguin els llibres que "els hagin agradat, sorprès, emocionat, fet riure..."
Aquí va, doncs, la llista d'alguns d'ells que m'han sorprès, o agradat, o no agradat, o...

- La sal de la vida, Anna Gavaldà
- Tarrako, Àngel Lluís Carrillo Pujol
- Paraules d'amor, V. Amela i R. Amills
- Novel.la d'escacs, Stefan Zweig
- Todo lo que podríamos haber sido..., Albert Espinosa
- L'home de la maleta, Ramon Solsona
- L'arqueòleg, Martí Gironell
- Assaig sobre la ceguera, José Saramago
- La sombra del viento, Carlos Ruiz-Zafón
- Abans que el temps ho esborri tot, Albert Baladia
- Les veus del Pàmano, Jaume Cabré
- La iglesia del mar, Ildefonso Falcones
- tot el que necessites es amor, Alfred Picó
- El tiempo entre costuras, María Dueñas
- Sin noticias de Gurb, Eduardo Mendoza
- La solitud dels nombres primers, Paolo Giordano
- L'elegància de l'eriçó, Muriel Barbery
- Tokio Blues, Haruki Murakami
- El nombre del viento, Patrick Rothfuss
- El plan infinito, Isabel Allende
- Pa negre, Emili Teixidor
- L'últim dia abans de demà, Eduard Màrquez
- Mar de fuego, Chufo Llorens
- Urpes de seda, Maria Català
- La dama del llac, Raymond Chandler
- El vals de les tortugues, Katherine Pancol
- El cau del conill, Cristian Segura

I les meves aportacions:
- Mme. Bovary, Gustave Flaubert
- Middlesex, Jeffrey Eugenides

domingo, 3 de abril de 2011

AURORA BOREAL. Åsa Larsson





Tengo una teoría un poco particular acerca de la novela negra: Una buena novela de este género es aquélla que retrata con más o menos fortuna un ambiente, una sociedad, una ciudad, o que hace un buen estudio de personajes. O todo ello a la vez, rizando el rizo y siendo ambiciosos. Para mí, eso es incluso más importante que la trama criminal en sí. Ayuda que ésta sea buena y entretenida, por supuesto, pero sin no lo acompañamos de lo demás el libro quedará pobre, como desnudo o falto de algo.

Aurora boreal de la escritora sueca Åsa Larsson (pronúnciese "Osa", según tengo entendido) es un perfecto ejemplo de esta teoría y, por tanto, una buena y sólida novela negra. En una remota ciudad de la Laponia sueca un líder religioso aparece muerto y brutalmente mutilado. La hermana de éste le pide ayuda a una abogada amiga de la infancia, que emigro de la ciudad de joven. La trama tiene sus vaivenes y sus sorpresas, pero lo realmente notable de la novela es el ambiente opresivo y oscuro que la acompaña todo el rato. Las descripciones de la pequeña ciudad de Kiruna, con el frío y la nieve, y de sus singulares personajes están muy logradas.

Una nota curiosa: el nombre de la protagonista, Rebecca Martinson, tiene toda la pinta de ser un homenaje a las novelas de Sjöwall y Waxlöö de los años 60 y a su detective Martin Beck.

Aurora boreal, publicada en 2003 (aquí se editó en 2009), es la primera parte de una trilogía protagonizada por la abogada Rebeca Martinsson y que vamos a tener muy en cuenta.

sábado, 2 de abril de 2011

Juan Gómez-Jurado: "La piratería no existe"

Tal y como comentábamos en la anterior entrada del Blog, aquí os dejo el artículo que suscitó la polémica entre el autor y Don Alejandro Sanz y que derivó en que el autor colgara la novela Espía de Dios en la red para que los internautas la pudieran descargar. No tiene desperdicio; son verdades como puños.



"Soy creador. Escribo novelas, y este –junto al periodismo- es mi único modo de vida. Mis dedos presionan medio millón de veces las teclas de este Mac, y como resultado se produce un archivo de texto que, una vez editado y corregido, se convierte en un libro que se traduce a decenas de idiomas. Mi familia y la hipoteca de mi casa dependen de mis derechos de autor. Según muchos medios de comunicación, y según muchos talibanes del todo gratis, eso me alinearía instantáneamente en las filas de los que defienden ese horror legislativo, falaz e inútil conocido como Ley Sinde, que se va a aprobar contra la voluntad de cientos de miles de ciudadanos.

Eso es mentira, y gorda.

Es una más de las que llevan apareciendo en los medios durante años, especialmente durante los últimos meses. Dicen que los españoles son piratas, que va en nuestra idiosincrasia, esa famosa picaresca tan tópica y desacertada como pintarnos a todos con el traje de luces y la paellera debajo del brazo.

Para empezar, es falso que España sea el país más pirata del mundo. De hecho en software, por ejemplo, ocupamos el puesto 79, según una encuesta de la BSA, y en cuanto al resto, los estudios de la International Intellectual Property Alliance achacan un nivel de “piratería” del 20%. ¿Cómo se conjuga eso con que haya que pagar el canon en el 100% de los casos?


Tampoco es real que la piratería esté matando el cine, cuya recaudación ha crecido a buen ritmo en los últimos diez años, al igual que el resto de contenidos. También es falso que yo tenga derecho a vivir de mi obra. Lo que tengo derecho es a intentarlo.

Sí, es cierto que las nuevas tecnologías hacen desaparecer el modelo de negocio basado en soportes físicos cerrados, lo cual es normal -también desaparecieron los fabricantes de carretas cuando Karl Benz inventó el automóvil-. No, no es cierto que las páginas de descargas tengan la culpa. ¿Acaso no es patente la incoherencia que existe por parte de la industria entre acusar a las páginas de descargas de “forrarse” y no intentar hacer lo mismo?

No defiendo las páginas de descargas, pues aunque sean legales no es justo que haya quien se aproveche del trabajo ajeno. Pero no son ellas la causa de todos los males, ni mucho menos quienes las usan ladrones y proxenetas, tal y como les llaman algunos -exiliados en Miami por causas fiscales-. Por cierto, para ellos el recordatorio de que para exigir al gobierno habría que empezar por pagar impuestos aquí como hacemos los demás.

El mayor problema que existe en el mercado en español es la ausencia de flexibilidad, de ganas de crecer y de adaptarse. En una palabra, y tal como Amador Fdez-Savater percibió en su cena con la ministra, sobreabundancia de miedo. Miedo a perder el status quo, la cadena alimenticia ante un cambio de paradigma. Y sin embargo tenemos ejemplos a nuestro alrededor de que si damos un paso adelante ocurrirá justo lo contrario.

Miremos a Estados Unidos, donde se han creado tres modelos de negocio impecables y de éxito abrumador. Kindle, iTunes y Netflix. El primero es una librería virtual que vende 775.000 títulos con precios en torno a los 7 euros para las novedades, mucho más baratos e incluso gratis para los libros de fondo de catálogo. Los libros se descargan en 30” con un solo clic en el propio dispositivo, que incluye 3G gratis. El segundo –único que opera en España- es, desde hace diez años, la referencia indiscutible en la música, habiendo vendido más de 10 mil millones de canciones. Y el tercero es un videoclub virtual con tarifa plana por 6 euros al mes. Para muestra de su éxito, baste decir que los mandos a distancia de los televisores que se venden en EEUU llevan desde 2011 un botón para acceder a Netflix de serie.

¿Qué tienen en común estos servicios? Lo más importante de todo es su sencillez. Una vez registrado en el servicio, no hay que hacer nada más. Los cobros se realizan por tarjeta de crédito, con total comodidad. Las descargas son instantáneas, y la calidad está garantizada. Las películas se ven en streaming, y están siempre disponibles. Los libros están editados por casas de primer nivel. La música no lleva protección anti copia, o DRM.

A esto hay asociado un factor precio, muy importante. Conscientes de que en la era digital la competencia es mucho más dura, los norteamericanos han buscado a la perfección el “sweet spot”, ese lugar donde interseccionan las ganas del consumidor de poseer algo rápido cuanto antes sin molestarse en buscarlo por Internet y obtenerlo con mala calidad, y la resistencia a soltar la pasta. En otras palabras, un precio justo. O sea, lo opuesto a lo que plataformas como Libranda –cuyo único objetivo, como señala Juan José Millás, parece ser no vender libros- están haciendo.

De nuevo, el miedo. DRM y precios altos. Que mis distribuidores no se enfaden. Que mi cuenta de resultados no se resienta. Que la gente haga lo que yo digo porque cierro los ojos muy fuerte y lo deseo mucho. Y si los consumidores tienen otras ideas… Que el gobierno proteja mis derechos inalienables, contra viento y marea.

En lugar de crear modelos de negocio funcionales, nos dedicamos a blindar el status quo con leyes absurdas, e insultar a nuestros mejores clientes. Llamarles piratas, sinvergüenzas y ladrones. ¿Quién creen ustedes que invierte 200 euros en un lector de ebooks, alguien que no lee? Al contrario, alguien que gasta tanto al año en libros que sabe que le acabará compensando la inversión. Y si no es capaz de encontrar contenidos interesantes de pago, los conseguirá por otras vías, con lo que de no conquistar a esta persona habremos perdido de un plumazo a un consumidor clave. Lo mismo sucede con los aficionados al cine y a la música, que llevan años haciéndolo así.

El mayor reto que tiene que superar la industria cultural en nuestro país es vencer el miedo y comprender que los piratas no existen. Tan sólo personas que quieren consumir cultura y que por desgracia hoy en día no encuentran alternativas razonables. Y a lo gratis sólo puede ganarle lo sencillo. Desde luego no leyes mordaza, retrógradas, que sirven tan sólo a los intereses de unos pocos.

Por último, una reflexión como creador. Nadie llega a crear nada que merezca la pena sin haberse empapado de los que soñaron antes que él. Alejandro Sanz, en ese barrio obrero de Moratalaz que nos vio nacer a Penélope Cruz, a él y a mí, tuvo que copiarse muchas casetes en su adolescencia, igual que yo me sentaba en un rincón en la FNAC de Callao los sábados por la mañana y leía por la cara decenas de novelas que me han ayudado a ser el escritor que soy. Vivimos el advenimiento de un cambio de modelo que está dando como resultado la era más luminosa de la humanidad, y ahora mismo hay centenares de adolescentes en nuestras calles que llevan dentro de si el potencial para ser los cantantes, los escritores y directores del mañana. Ellos también están descargando. No paréis nunca de hacerlo, ni de soñar. Y a quienes soñamos primero, os digo: dejad de tener miedo y abrazad el futuro de una vez por todas."