domingo, 11 de noviembre de 2012

FIN, David Monteagudo



Hay veces que, como lector, uno no tiene suerte. Y esa mala suerte te lleva a toparte desgraciadamente con engendros como el libro que nos ocupa, en parte por las buenas críticas y el bombo mediático que le acompañó. Pues sí. Resulta que Fin, ópera prima de David Monteagudo y exitazo editorial del año 2009 en el que se encaramó al número uno de las listas durante semanas, es un de los peores libros que he leído jamás.

Pretendidamente, el argumento es de lo más original: Un grupo de antiguos compañeros de instituto se reúne años después en una finca abandonada para cumplir con una antigua cita. Tu ya te hueles algo raro en las primeras páginas por lo horriblemente mal que está escrito (¿No hay correctores de estilo en la editorial Acantilado?) y por el aire amateur que sobrevuela el ambiente, pero bueno, vale, hasta ahí bien. Pero lo que pintaba mal degenera en una trama absurda postapocalíptica con el único aliciente de saber si acaba de manera coherente (que tampoco).

Los personajes resultan absurdos y previsibles, y trufados de todos los tópicos que os podáis imaginar: corretean por aquí el listo, el seductor, el misterioso, el solitario con pasado tortuoso, el gracioso, el inquietante... Evidentemente, está narrado en primera persona y en presente (Oh! Qué novedad! qué transgresor!) y en cada frase y situación busca el efectismo ridículo y afectado para dejar al lector boquiabierto con un pretendido efecto de suspense que en realidad solo consigue caer en la absurdez.

Ojo: la inevitable adaptación al cine está ya presta a estrenarse, protagonizada por los actorcillos que pululan por las series de Tele5 y de Antena3. Avisados quedais.

(Nota mental: escribir en la pizarra 100 veces: "no me volveré a dejar influenciar por las criticas exageradamente buenas de las megalibrerias o de los suplementos semanales")




viernes, 9 de noviembre de 2012

Dràcula: Feliç 165è aniversari, Mr.Stoker!


Fa uns dies, la gent de Google celebrava amb aquesta bonica il.lustració retro d'aquí a dalt els 165 anys del naixement de l'escriptor irlandès Bram Stoker, que al 1897 va publicar una novel.la gòtica anomenada Dràcula... que va iniciar la llegenda. I com és un llibre que em va agradar molt en el seu moment (núm. 69 en el rànking Invisible dels 101 llibres que has de llegir abans de morir), m'he decidit a fer una entrada sobre el tema.

La primera cosa que et sorprèn del relat és que es tracta d'una novel.la epistolar: no hi ha veu narrativa; l'argument avança a través de les cartes que es creuen els seus protagonistes i les lectures dels sus diaris. Jonathan Harker, un jove advocat anglès, marxa en un viatge accidentat cap a l'est d'Europa per tancar la venda d'uns terrenys a Londres amb un misteriós aristòcrata. Així, coneixem el transcórrer del viatge de Harker i les seves desventures al castell del compte per les cartes que s'envien amb la seva jove nòvia, Mina. No cal explicar, per que ja ho sabeu tots, que el comte i els seus servents acaben viatjant cap a Anglaterra liant les mil-i-una. Al llarg de tot el llibre hi podem trobar els elements que acabaran conformant la llegenda del personatge i per extensió dels vampirs: la immortalitat, la set de sang barrejada amb les pulsions sexuals, la fotofòbia... i els rats penats.

Resulta curiós, lluny del que pugui semblar, que Bram Stoker mai va saber de l'existència del noble Vlad Tepes, a qui popularment se l'associa amb la figura originària de  la llegenda de Dràcula. Stoker es va nodrir de llegendes atàviques de la zona de la Transilvània romanesa, on hi situa el castell del Comte. De fet el propi nom de Dràcula vol dir "fill de Dracu", o fill del diable.

Com ja sabeu, a partir de la llegenda s'han fet milers d'adaptacions cinematogràfiques, televisives i literàries, algunes de ben fidels a la novel.la, d' altres amb una versió més o menys digne (per exemple les encarnades pels mítics Bela Lugosi o Cristopher Lee) o directament lligada amb la llegenda popular del vampir, i la gran majoria delirants o directament ridícules (sense dir noms per no ferir susceptibilitats). Pel meu gust, i ja que és el tema que ens ocupa, n'hi ha dos que segueixen fidelment el llibre de Stoker: la filmada per Francis Coppola al 1992 protagonitzada pel magnífic Gary Oldman i pel lamentable Keanu Reeves, i la producció "Nosferatu" del 1922 de l' alemany F.W.Murnau, altament recomanable i que (crec) és la primera adaptació al cinema del tema.

martes, 6 de noviembre de 2012

LA CAÍDA DE LOS GIGANTES, Ken Follett

 
Hay dos escuelas de pensamiento acerca de los libros de Ken Follett: o los amas incondicionalmente o los odias acogiéndote a la cláusula que te impide acercarte a un "best-seller". Sin embargo, yo me encuentro en el medio de las dos; leo sus novelas y me divierten bastante sin llegar a ser un fan de los que hace cola toda la noche para comprar el primer ejemplar (que los hay, me consta). Y La caída de los gigantes, para no ser la excepción, es un buen libro.

La caída de los gigantes es la primera novela de la trilogía que Follett ha titulado Century y que ha dedicado a la historia del Siglo XX. En este caso la trama se desarrolla a lo largo de la Primera Guerra Mundial a través de las peripecias cruzadas de cinco familias: dos galesas, una alemana, una rusa y una americana. Se trata de una buena novela histórica que nos pasea por todos los acontecimientos de la época: la regalada vida aristocrática británica, la dura vida en las minas de carbón, las tensiones previas al estallido del conflicto, la propia Gran Guerra en varios frentes o la Revolución Rusa.

A pesar de su extensión (1024 páginas, pero no os asustéis...) se lee rápidamente y resulta bastante amena e interesante desde el punto de vista histórico, sobre todo la parte de los conflictos diplomáticos entre las potencias europeas que desemboca en la Gran Guerra, de los que particularmente no tenía demasiada idea. Por otra parte, hay un par de aspectos que no me han gustado tanto: cae numerosas veces en el culebrón folletinesco entre los personajes, muy a menudo carente de todo interés y, dado que prescinde de la figura del narrador omnisciente son los propios personajes los que nos presentan todos y cada uno de los hechos históricos, con lo que resulta un poco aparatoso y poco creíble, aparte de cruzarse por casualidad en todos los momentos y por todo el mundo de manera un tanto ridícula. 

Una nota curiosa que quizás no todos saben o no recuerdan: el británico Ken Follett saltó a la fama mundial gracias al megaéxito de Los Pilares de la tierra, novela ambientada en la Inglaterra del siglo XII, y a partir de ahí y gracias también a su secuela, Un mundo sin fin, se le considera principalmente un autor de novela histórica. Eso es inexacto, ya que Follett ha escrito muchas más novelas de espías o de la Segunda Guerra mundial.

La trilogía cuenta ya con el segundo volumen publicado, El invierno del mundo, que comprende desde los años 30 y el resurgimiento del nazismo hasta los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. La tercera parte y última, Edge of Eternity estará ambientada en la guerra fría y se publicará en 2014.