lunes, 9 de febrero de 2015

EL LEOPARDO, Jo Nesbo





Tengo un problema: mi primer contacto con la serie del detective Harry Hole del noruego Jo Nesbo ha sido con el octavo volumen de la saga, El Leopardo. Y digo que tengo un problema porque me ha gustado mucho y ahora no se por dónde seguir. Si hacia atrás (El Leopardo hace muchas referencias a la anterior novela de la saga, El muñeco de nieve) o desde el principio. Bueno, eso ya lo pensaré más adelante.

El Leopardo es una muy buena novela negra con todos los ingredientes clásicos del género. Harry Hole ha desaparecido de la circulación tras las tribulaciones de su última aventura (de ahí que tenga ganas de hincarle el diente) y se ha refugiado anónima y miserablemente en Hong Kong. Hasta ahí viaja una compañera suya para intentar convencerle de que vuelva y forme parte del equipo que tiene que atrapar a un asesino en serie, ya que Hole, cómo no, es el mayor experto de la policía en estos casos. A partir de ahí Nesbo nos ofrece un juego de pistas sabiamente dosificado y sin engañar ni sacarse nada de la manga, con un ritmo narrativo potente y dinámico (los capítulos no se extienden más allá de las 10 páginas), con malos malísimos que forman parte de la trama y no son meras referencias, y con peleas intestinas entre departamentos policiales y sus competencias. Todo mezclado con la correspondiente historia de zozobra familiar. Un planteamiento parecido al que Henning Mankell usaba para su aclamada serie del detective Wallander. Si te gustó la saga del policía sueco, te va a gustar ésta con toda seguridad.

Un pero: la novela es excesivamente larga (600 pgs cuando con 200 menos hubiera resultado redonda) y flaquea al final cuando la trama se enreda excesivamente. Y una pregunta; si a alguien se le ocurre por qué esta novela se llama así, que me lo explique, porque yo no he dado con el significado. Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario