jueves, 17 de febrero de 2011

Harry Mulisch, el escritor total.


Me acabo de llevar un buen disgusto. Buscando una información por internet, me he dado de morros con una noticia trágica. El escritor holandés Harry Mulisch, uno de mis autores favoritos, murió el pasado octubre en su domicilio de Amsterdam a la edad de 83 años. Sí, ya lo sé, a buenas horas me entero... Pero nunca es tarde para hacerle un pequeño homenaje.

Mulisch es autor de 14 novelas, aparte de numerosos ensayos, obras de teatro y libros de relatos y de poemas. De sus novelas, que es lo que nos ocupa y lo que yo conozco, hay cinco traducidas al castellano que yo tenga noticia, todas ellas por la editorial Tusquets: El atentado (1982), el descubrimiento del cielo (1992), El procedimiento (1999)Dos mujeres (1975) y Sigfrido (2001), su última novela. Todas ellas son maravillosos artefactos hábilmente tramados y escritos con una precisión y una claridad absoluta.

Mi favorita, sin duda alguna, es El atentado. En ella se plantea el sentimiento de culpa y una duda que puede durar toda una vida: En la Holanda ocupada por los alemanes en la II Guerra Mundial, un niño presencia el atentado de un brutal comisario nazi. Pero los vecinos, para evitar represalias, mueven el cadáver hasta las puertas de su casa. La llegada de la Gestapo desencadenará los hechos.

Otro novelón imprescindible es Sigfrido. En él, Mulisch plantea los últimos días de Adolf Hitler desde un punto de vista muy original: un investigador, alter ego del autor, hace un descubrimiento sorprendente que da un giro a la historia que todos conocemos. Una especie de "y que hubiera pasado si..."

Harry Mulisch es uno de esos autores, pocos, que te confirma que el futuro está en la literatura. Sres. de Tusquets, ahí va una idea: ¿Qué mejor momento que éste para editar las novelas que no se han traducido por aquí aún?

No hay comentarios:

Publicar un comentario