domingo, 8 de enero de 2012

Vale. Y ahora, ¿sobre qué escribo?


Imagínate la escena. Eres una persona a la que desde muy pequeñito le ha gustado el negociado este de la lectura, que has leído un montón de libros y bien repartiditos entre todos los géneros y épocas y tienes un cierto bagaje en cuanto a estilos y tipos de literatura. Además, te ha picado la curiosidad un poco y has hojeado algunas cosillas sobre creación literaria o talleres literarios que han escrito los que saben. Pues bien, felicidades. Ya estas preparado para escribir algo. ¡Adelante!

Y llega el primer dilema: ¿novela o libro de relatos? Lo inmediato sería escoger los cuentos, más sencillo y con menos nivel de exigencia para un novato (siempre se pueden disimular un poco las carencias). El problema es que, salvo honrosas excepciones de los grandes del género, nunca te ha tirado demasiado lo de los relatos... Así que, primer dilema superado. Novela, ¡Sea!

Y caes irremediablemente y de lleno en el segundo dilema: ¿Qué tipo de novela? ¿De género? ¿De sentimientos? ¿Autobiográfica? ¿Costumbrista? ¿Un pedazo de monólogo interior que haga temblar al más pintado? Ay madre! Lo de la novela policíaca te tira, no nos engañemos, no en vano has leído muchísimos libros del género y conoces bien las herramientas necesarias para construir la novela y no caer en el ridículo... aunque la cosa está un poco machacada últimamente. Quizás mejor una trama de intriga pura y dura... Aunque para herramientas, lo más fácil sería un buen best seller de nivel bajo o muy bajo, que no sería demasiado complicado conociendo los ingredientes de siempre. Pero no te tira demasiado para no decir nada. ¿Y la novela histórica? Quita quita, demasiado trabajo de documentación si quieres hacerlo bien. ¿Ciencia Ficción? Nah, leíste mucho de jovencito pero no tienes muy claro por dónde va el genero hoy en día. Oye, ¿y qué tal una novela fantástica con magos, dragones y espadas? No, mejor no...

Vale pues. Puede que lo mejor sea escribir una novela cotidiana de gente normal, quizás con algún toque de misterio (pocos, no nos vayamos a pasar), con un personaje central metido en alguna trama interesante y quizás repasando varios años de su vida, o de su familia, (mira, es una idea: ¿una saga familiar?) y, por qué no, un poquillo de humor o mejor de ironía.

Perfecto. Ya lo tienes. Y cuando te las prometías muy felices, te ves abocado al vacío más miserable. ¿Por dónde empezar? No se te ocurre ni un argumento que sea mínimamente interesante, ni tienes ni idea de cómo crear un personaje que sea creible y atractivo, ni te viene una idea de una pista de un indicio de por dónde tirar. No hay manera. Cero. La nada absoluta. ¿Cómo se lo deben montar los escritorazos que tanto te gustan para empezar una novela, los tíos?

Dios mío. Musas, venid a mí!!!

Así que ahí estamos. Parece que la cosa tendrá que esperar.

2 comentarios:

  1. Cuando escribia, en lo único que me esforzaba era en la primera frase, luego venía todo rodado. A ti que te gustan las primeras frases no debería costarte... En el curso que hice, nos dijerón algo obvio, que no puedes empezar con una frase anodina, tienes que empezar con frases que llamen la atención, no se, del tipo... "La primera vez que ví el sol casi enloquezco" o "¡Sal de tu cuarto hijo de puta! - me dijo el viejo.
    Hay dos tipos de escritores los que escriben con brújula y los que no. Guardate la brújula, no pienses en los temas que mas gustan a la gente, no pienses el género de tu libro, simplemente diviertete, encadena frase tras frase y cuando aparezca un personaje decide si ese, es el que quieres como protagonista. El sindrome de la página en blanco es el gran enemigo, pero esta no es mas que el reflejo de tu miedo a no escribir algo que esté a tu altura y a la de tus posibles lectores. Empieza con relatos, en serio, de una página, da igual. Ver algo acabado y poder enseñarselo a alguien, hace ilusión.
    PD: Te recomiendo este libro, te lo puedo dejar. http://www.amazon.es/Escribir-Manual-t%C3%A9cnicas-narrativas-Enrique/dp/8434868857

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el consejo... Me parece muy valioso.

    ResponderEliminar