sábado, 9 de junio de 2012

¿No querías caldo? Pues toma dos Punsets!

Por si no teníamos bastante con el farsante vendedor de humo del bueno de su padre, Eduard Punset, aquí llega la hija dispuesta a seguir la tradición familiar de libros de autoayuda vacuos, inútiles y estúpidos. Y eso no es todo; lo bueno es que Una mochila para el universo , de la insigne Elsa Punset, es ya número uno en ventas en las librerías FNAC. Acongojante.

Atención a la sinopsis que nos da del libro la web de dicha cadena del entretenimiento multimedia:

"¿Cuánto debe durar un abrazo? ¿De qué sirve llorar? ¿Qué podemos hacer para cambiar nuestra suerte? ¿Tiene algún propósito el enamoramiento? ¿Y por qué es tan inevitable el desamor? ¿Cómo aprendemosa tener miedo? ¿A partir de qué edad empezamos a mentir? ¿Por qué sentimos envidia? ¿Cuántos amigos necesitamos para ser felices? ¿Podemos evitar estresarnos sin necesidad? ¿Por qué le importa más a un hombre que a una mujer que le rayen el coche? Y, más allá de las mil dietas milagrosas, ¿existen trucos emocionales para adelgazar?A éstas y muchas otras preguntas, trascendentales y cotidianas, responde Elsa Punset en este libro"

Y todo ello por sólo 18,90 €. No sé como puedo vivir un minuto más sin conocer la respuesta a tamañas dudas trascendentales...

Ya leí en su momento el primero de la serie del padre, Eduard Punset, el de El viaje a la felicidad. (sí, qué pasa, me dejé engañar....) y resultó ser una serie inacabable de topicazos vacios, de lugares comunes y de frases pseudofilosóficas e instrucciones de vida para pre-adolescentes inquietos (o eso creo porque no pude con él y lo dejé a medias, ¿Es posible que al final remontara el vuelo  y nos revelara el Secreto de la Vida?). Pero no contento con eso, el ínclito vendedor de pan de molde va publicando libros como churros: Viaje al optimismo, Por qué somos como somos, Excusas para no pensar, Viaje al poder de la mente, Viaje al amor... En fin.    

Creo que voy a hacer una sección de mis vendemotos favoritos. Coelho, Bucay, Jodorowsky, ponéos a temblar! Y ten cuidado, Iker Jiménez!

2 comentarios:

  1. Ay, lástima que no responda a la pregunta más necesaria ¿a qué huelen las nubes?, que si no me lo compraba a la de ya :P

    ResponderEliminar
  2. Pero cuántas veces tengo que decirte que el sentido de la vida es 43?

    ResponderEliminar