martes, 30 de diciembre de 2014

EL FRANCOTIRADOR IMPACIENTE, Arturo Pérez-Reverte

 
 
Os acordáis de Don Arturo Pérez-Reverte? Si hombre, haced memoria, era aquel pedazo de novelista que firmaba libros tan sólidos y redondos como La tabla de Flandes, El club Dumas o más recientemente La reina del sur o El asedio, por poner algunos gloriosos ejemplos. Pues bien, siguiendo una (al parecer) imparable caída libre hacia la mediocridad que ya empezó unos cuantos libros atrás, nos presenta su más reciente novela: El francotirador impaciente.
 
Y es que el argumento del libro no puede ser más banal: Una intrépida periodista recibe el encargo de localizar a un graffitero que ha desaparecido y que ha pasado a ser una leyenda en el mundillo de la subcultura. A su vez, al buen hombre se le culpa de varias muertes y es perseguido por otras personas. Y a partir de aquí indagaciones, búsquedas, acción... Que el héroe de la función sea un misterioso graffitero ya es de por si risible (¿se acabaron las ideas?). Pero la colección de topicazos, lugares comunes, rebeldes de pacotilla o personajes absurdos acaban de conformar un folletín que no hay por donde cogerlo.
 
A ver, no seamos tan duros. Es un libro de A. P.-Reverte, lo que nos garantiza unos mínimos: una redacción correcta, a su estilo, un buen ritmo y una lectura entretenida. Pero nada más. Y para rematar el desaguisado, un final que quiere ser trepidante pero que roza el ridículo tras unos giros argumentales pasmosos y sacados absolutamente de la manga.
 
En fin. Vosotros mismos si queréis probar. Pero luego no digáis que no estabais advertidos.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario