sábado, 20 de diciembre de 2014

STONER, John Williams.




 
Stoner es la tercera novela del escritor y profesor americano John Williams, escrita en 1965 y que en 2014 varias editoriales europeas han tenido la feliz idea de reeditarla. Y digo feliz idea porque Stoner es una grandísima novela, casi perfecta me atrevería a decir.
 
En realidad, Stoner es una novela anti género por excelencia. Cuenta la vida (¿autobiográfica?) de un chico hijo de granjeros de principio del siglo XX, un tipo aparentemente gris y normal que se va a la Universidad para progresar y volver a la granja familiar, pero que desoyendo las recomendaciones de sus padres y casi por casualidad se matricula en lengua inglesa y se enamora de la materia y de la universidad. No volverá a la granja, se hará profesor, se casará, tendrá una hija y acabará sus días como un viejo profesor. Y fin de la novela. No sucede nada más.
 
Pero que no es poco, porque para empezar Williams escribe maravillosamente bien; con una prosa perfecta y precisa y con una prosodia tranquila pero que no deja huecos. Y no es poco porque Stoner es un perfecto estudio de personajes, desde el principal, William Stoner, profesor sin ambiciones totalmente entregado a la docencia y resignado a un matrimonio digamos que especial, a sus compañeros, sus abnegados padres, los profesores, su peculiar esposa, su colección de alumnos... Y es también una sucesión de situaciones cotidianas y de escenarios narrados y descritos de una manera tan vívida que te sientes parte de ellos. Y casi sin darte cuenta quedas atrapado en esta narración,   acompañando al protagonista hasta conocer su suerte que desemboca en un final perfecto.   
 
Por último, Stoner es, a su manera, una gran declaración de amor a la literatura a través de la descripción meticulosa de los quehaceres del profesor y de las lecciones a sus alumnos. En definitiva, una deliciosa novela no apta para lectores de género ávidos del qué pasará, pero que permanecerá en el recuerdo de aquellos que disfrutan con las narraciones sencillas pero perfectas.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario