martes, 5 de mayo de 2015

UN OTOÑO ROMANO, Javier Reverte






Javier Reverte se nos está haciendo mayor. En anteriores libros habíamos viajado con él por toda África, por las selvas amazónicas, por los ríos de Alaska o incluso por el Océano Ártico, pero lleva ya dos libros contándonos unos viajes más "domésticos". Aunque curiosamente, tanto el anterior en el que paseaba por los pueblos de Irlanda como este Otoño Romano son de los que más me gustan de su extensa bibliografía viajera.

Y es que si este Otoño Romano no es el mejor libro de Javier Reverte, poco le faltará. Está escrito a modo de diario aprovechando unos meses de estancia en la capital italiana gracias a una beca y en él sigue los pasos de viajeros que antes de él escribieron dietarios romanos, en especial los de los apasionados románticos Goethe y Stendhal (el del síndrome). Lo que Reverte no ha variado es la estructura del relato, sigue fiel a su modo de explicarnos el lugar; así, mientras pasea por plazas, calles o museos nos va explicando la vida y milagros de los que pasaron antes por ahí. Y eso en una ciudad como Roma da para mucho explicar.

Vale, lo confieso: Roma es una de mis ciudades favoritas así que el libro tenía mucho ganado incluso antes de comenzarlo. Pero me ha gustado mucho el tono reposado de los paseos del autor por plazas y callejuelas, cómo se extasía ante los monumentos, sus recomendaciones gastronómicas (variadas y siempre fuera de los circuitos turísticos) y, por supuesto, las historias de los personajes históricos, gran parte de los cuales dan para una novela por ellos mismos.

Quedamos a la espera del próximo destino del gran Javier Reverte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario